Turismo Ecológico

Turismo ecológico

Barceló Montecastillo Golf & Sports Resort, adaptándose al nuevo marco de sostenibilidad que la sociedad demanda y pensando siempre en la salud y disfrute de sus clientes, amplía sus instalaciones incluyendo una nueva zona para dotar de más valor al concepto de turismo ecológico por el que se está apostando.

Pasar una mañana descubriendo la naturaleza, buscando insectos, viendo cómo se alimentan o simplemente parar a descansar y disfrutar de la vista, los olores y los sonidos, incluso charlar y recordar otros tiempos cuando las personas tenían más contacto con el campo en compañía de nuestros seres queridos, ya es posible en Barceló Hotel Montecastillo. 

Los niños aprenderán de donde viene la verdura que acaba en sus platos, sabrán identificar de donde procede un tomate, verán semillas, los diferentes estados de las plantas, como actúan los animales y el resto de plantas dentro del huerto y se les programará varias actividades para ayudar a que su estancia en el huerto y en el hotel sea más amena y aprovechable.

El Hotel ya cuenta con un magnífico campo de golf y un hermoso paisaje a su alrededor. El ritmo y tipo de vida que llevamos en la actualidad no procura tiempo para mirar la naturaleza, para sentir, para aprender de ella. Por ello incluimos esta nueva zona con un huerto ecológico, un  invernadero, un hotel de insectos, un gallinero y una estación de biomasa.

Huerto Ecológico
Huerto Ecológico
En este nuevo huerto se puede observar un equilibrio natural, que produce, donde plantas, insectos, bacterias, pájaros, etc. conviven para el beneficio de todos. Toda la zona está libre de cualquier tipo de abono mineral y productos químicos, sin pesticidas, como en un bosque o una pradera. Son las prácticas culturales y la elección de las especies, los dos grandes pilares sobre los que descansa el equilibrio de este particular ecosistema. En este sentido, el nuevo huerto se muestra como parada “obligatoria” dentro de los paseos matutinos, zona de descanso donde niños y adultos toman contacto con la naturaleza, con saltamontes, mariquitas, mantis, hormigas, abejas, etc. Además de descubrir cómo se cultiva la verdura que acaba en sus platos, tomates, calabazas, pimientos, sandías, melones, lechugas, etc.
Invernadero
Invernadero
Dentro del huerto tenemos un pequeño invernadero para ayudar a cerrar el ciclo natural y poder plasmar todo el recorrido que hace la semilla hasta transformarse en una plántula preparada para su trasplante al bancal. El huerto produce sus propias semillas, de ahí que podamos ver lechugas y coles en floración entre otras plantas. Al resto de las verduras se le extraerá las semillas como más convenga, seleccionando siempre los individuos más fuertes y productivos. Las semillas son identificadas y guardadas, progresivamente se van incorporando nuevas variedades para ser estudiadas e incorporadas al banco de semillas si fuera conveniente.
Hotel de insectos
Hotel de insectos
Nuestro hotel de insectos consiste en un conjunto de habitáculos con diferentes texturas en cada uno de ellos, asociadas estas a cada uno de los diferentes insectos que intentamos atraer. Un pequeño reservorio para fauna auxiliar construido artesanalmente para ayudar en la regulación y control de plagas. Con la inclusión del hotel de insectos queda definido el punto focal, atrayendo la mirada a media y larga distancia, pues se ha elevado moderadamente en referencia con la altura media del huerto, un conjunto muy decorativo y bonito sin que deje de tener una función práctica. Alrededor de este hotel de insectos existe una selección de plantas aromáticas para ayudar en la atracción de insectos.
Gallinero
Gallinero
Para producir nuestro propio compost (abono), incluimos un atractivo más a este concepto y además de aprovechar los huevos producidos, tenemos un gallinero donde van a parar parte de las verduras afectadas por las plagas y enfermedades. Las gallinas son alimentadas con pienso ecológico y desechos del propio huerto, esto incluye diferentes tipos de flora arvense (malas hierbas) como las verdolagas a las que las gallinas tienen especial predilección. Todo el excremento resultante pasa al proceso de compostaje unido a otros restos y algo de tierra vegetal. La lombriz roja californiana (Eisenia foetida) se encarga del resto del proceso, produciendo abono sólido y líquido que será incorporado a los bancales según el tipo de planta y su estado fisiológico.
Biomasa
Biomasa
En nuestro resort contamos con una planta de biomasa, que convierte el hueso de aceituna de los olivares del complejo y el resto de materia de origen biológico en energía limpia para calentar todas las estancias del hotel y el agua de piscinas y zonas de aguas del U-Spa. Esta central permite un ahorro de hasta el 30% respecto al sistema utilizado hasta ahora por el hotel, que utilizaba propano como combustible y, lo que es mejor, conlleva a una reducción de las emisiones de CO2 de 115 Tm anuales de CO2 a la atmósfera.
La apuesta de Barceló Montecastillo por convertirse en establecimiento sostenible y respetuoso con el medio ambiente cercano al concepto de turismo ecológico, comenzó en 2013 tras la profunda renovación de sus habitaciones y espacios comunes, momento que el hotel aprovechó para incorporar en todas sus habitaciones y espacios comunes la tecnología LED y de bajo consumo.
Te invitamos a conocer dentro de nuestro hotel:
Hotel Saludable
Healthy smoothies que te darán la energía que necesitas.